tiroides

Cada año, entre 2.000 y 3.000 personas en Alemania contraen cáncer de tiroides, convirtiéndolo en uno de los tumores malignos más raros. En promedio, las mujeres se ven afectadas 3 veces más frecuentemente que los hombres. Hay diferentes formas con diferentes pronósticos. Como Alemania es un área con deficiencia de yodo, comparativamente hay muchas personas que tienen una glándula tiroides agrandada o nodularmente alterada; los científicos asumen un 10 por ciento. En casos raros, un tumor puede esconderse detrás de él, que inicialmente no recibe atención. Los síntomas generalmente aparecen solo en una etapa avanzada.

¿Qué tipos de cáncer hay y quién está afectado?

  • Cáncer de tiroides papilar: 35 a 60% de los tumores de tiroides malignos; 3 veces más mujeres que hombres afectados; Pacientes en su mayoría mayores de 40 años. Pronóstico bueno a muy bueno.
  • Carcinoma folicular de tiroides: del 25 al 40% de los tumores tiroideos malignos, las mujeres se afectan 3 veces más frecuentemente; Pacientes generalmente entre 40 y 50 años.
  • Carcinoma de tiroides medular: basado en las células C que componen la hormona calcitonina. Representa del 5 al 10% de los tumores y las mujeres y los hombres se ven igualmente afectados. La edad de inicio es de alrededor de 40 a 50 años. El pronóstico es bueno a justo.
  • Carcinoma de tiroides indiferenciado (anaplásico): el tipo de célula no es determinable. Representa alrededor del 10 al 20% de los carcinomas de tiroides. Hay dos veces más mujeres afectadas; la edad de inicio es de alrededor de 50 años. El pronóstico es malo, ya que las metástasis se establecen muy temprano y el tumor responde poco al tratamiento.
  • Otro: Estas son todas las otras formas que se pueden encontrar en la tiroides, por ejemplo, cáncer de células superficiales o metástasis de otros tumores. El pronóstico depende de la enfermedad subyacente.

¿Cómo se desarrolla el cáncer de tiroides?

Las causas exactas son como con la mayoría de los cánceres hasta el día de hoy desconocido. Sin embargo, hay algunos factores conocidos por desencadenar el cáncer de tiroides.

Un tema importante son los años de deficiencia de yodo: se cree que aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de tiroides en un factor de dos. En particular, el carcinoma folicular es más común en personas con agrandamiento de la tiroides debido a la deficiencia de yodo.

Por otro lado, los factores hereditarios juegan un papel especialmente en el carcinoma medular de tiroides. No es infrecuente que este tumor esté asociado con trastornos hormonales y tumores de otros órganos. Se sabe desde hace tiempo que la glándula tiroides reacciona de forma muy sensible a la radiación ionizante. Por ejemplo, se informó un aumento significativo en el número de cánceres de tiroides en los sobrevivientes después de arrojar bombas en Hiroshima o en las víctimas del desastre nuclear de Chernobyl.

¿Cómo se expresa la enfermedad?

A menudo no hay síntomas durante mucho tiempo. La primera indicación es generalmente el rápido crecimiento de la glándula tiroides, posiblemente los ganglios son palpables. Puede haber dificultad para tragar. Los ganglios linfáticos adyacentes también pueden agrandarse y, por lo tanto, provocar presión, deglución o dolor de cuello.

Más tarde, el nervio de la voz se puede quitar, causando ronquera. Si hay un tumor que produce hormonas, pueden causar síntomas, como en el hipertiroidismo.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Después de recolectar el historial médico, el médico primero examinará la tiroides y los ganglios linfáticos circundantes. Una investigación importante es el ultrasonido. Esto le permite determinar el tamaño de la glándula tiroides, nódulos, quistes y otros cambios en los tejidos.

Con una gammagrafía, la función de la glándula tiroides se puede visualizar por medio de un agente de contraste radiomarcado. Los nódulos malignos suelen ser "fríos", lo que significa que no producen hormonas a diferencia del tejido normal. Con una punción dirigida, el material celular de las áreas sospechosas puede eliminarse con una aguja fina y evaluarse bajo el microscopio.

Si se confirma la sospecha de un tumor, la tomografía computarizada y la gammagrafía ósea se utilizan para detectar dislocaciones de tumores secundarios. Además, se toma sangre y se examinan en busca de hormonas y otras sustancias. Para ciertos tumores, se realiza una prueba de detección familiar para determinar la predisposición hereditaria.

¿Qué terapia hay?

El tratamiento más importante es la eliminación más completa de la tiroides y los ganglios linfáticos adyacentes. Alrededor de 4 semanas después de la cirugía, se sigue la terapia con yodo radiactivo para destruir las metástasis o los restos remanentes de tejido. Con este fin, se ingiere yodo radiactivo en una cápsula que se acumula en el tejido apropiado, este se irradia localmente y se destruye.

Este tratamiento puede necesitar ser repetido. También puede ser una radioterapia realizada desde el exterior. Posteriormente, la persona afectada debe tomar hormonas tiroideas de por vida en forma de tabletas y someterse a exámenes bianuales anuales, durante 10 años.

Compartir con amigos

Deja tu comentario